RSS de Portada
Portada > noticia
Compartir
|

El argumento de la demanda resultaba INSOSTENIBLE

La empresa tiene miedo a que los trabajadores reclamen sus derechos

Erradicar la pobreza
GALICIA | COMERCIO

Sigue la presión de Covirán en Santiago de Compostela

26/04/2016 | SMC-UGT Galicia

Nada nuevo en el caso Covirán…. y pasó lo que todo el mundo sabía que iba a pasar.

Empecemos desde el principio.

Recordamos que la empresa Coviran utilizó como excusa para impugnar el proceso electoral una demanda penal interpuesta por el VOCAL de la mesa (que a su vez era el representante de los trabajadores por parte del sindicato CIG), contra el Secretario en el proceso por supuesta falsificación documental y suplantación de identidad (siendo culpable únicamente de ser el empleado más joven de la empresa). Dado que el argumento de la demanda resultaba INSOSTENIBLE, era de prever que tarde o temprano se retiraría dada la falsedad de la misma, y sobre todo al nacer con la etiqueta de “demanda instrumental”, puesto que su intención no era otra que dinamitar el proceso electoral, cosa que al final no consiguieron.

Ha pasado el tiempo y la denuncia no fue retirada. No queda otra que pensar que es una nueva estratégica porque, pensándolo bien, podría ser utilizado contra Covirán en la demanda interpuesta por el delegado de personal que fue despedido durante proceso electoral y cuyo juicio está pendiente aún de fecha. Realizando una reflexión en alto (en este caso por escrito), se supone que la empresa esperaba que saliera antes el juicio del despido del delegado de UGT que el juicio de la demanda penal, de ahí que se mantuviera viva la denuncia en curso, pero no fue así y se fijó la fecha del juicio penal por suplantación de identidad el día 21/04.

Una empresa cooperativa, formada por trabajadores, no debería jugar así con los derechos de sus empleados.

Evidentemente y dado que todo fue un circo empresarial para impedir las elecciones, la parte acusadora no se presentó a declarar. Caso sobreseído y aquí no ha pasado nada.

Que fácil y barato resulta injuriar a un compañero de la empresa cuyo único delito fue el de cumplir con su obligación de presentarse en la mesa electoral.

Que fácil y barato resulta poner una denuncia penal a un chaval sin recursos colectivos de defensa.

Que fácil y barato resulta coaccionar y amedrentar con la policía, juicios, abogados, pruebas caligráficas etc. a una trabajador de no más de 20 años, llevándolo al extremo de solicitar la baja voluntaria de la empresa por no soportar la presión y la humillación de que lo acusen de algo que no hizo.

Y todo esto simplemente por miedo a que los trabajadores reclamen sus derechos por medio de unos delegados de personal elegidos democráticamente por y para todos.

El caso C

El caso C

SMC-UGT Galicia. Rúa Miguel Ferro Caaveiro, 12 1º
SMCUGT UNI UGT Confederal ITF IUF-UITA-IUL Imatek